Las excavaciones
de Ostia Antica

Los mármoles extraídos de las canteras, procedentes de la Isola Sacra y de la Fosa Trajana

Aquí, se han recolectado unos 400 artefactos procedentes de las más importantes canteras del Imperio Romano, hallados a finales de los años '50 del siglo pasado en la fosa Trajana, hoy en día el llamado canal de Fiumicino, y a lo largo de su orilla izquierda. De hecho, a lo largo de la orilla del canal, en las inmediaciones del gran puerto romano de Trajano construido por el arquitecto Apolodoro de Damasco, se supone que se encontrase uno de los mayores depósitos de mármoles extraídos de las canteras e importados de las provincias más lejanas del imperio. Asì cómo el depósito ubicado en el Aventino, en Roma, éste sin duda constituía un recurso inagotable de material de alta calidad destinado a la decoración de los monumentos más representativos de la Roma imperial.

Desde el principio de la época imperial, los mármoles coloreados estaban destinados a representar la grandeza de Roma y de sus emperadores que de esta forma mostraban su poder y dignidad, poniendo en evidencia la subyugación de las provincias a Roma. De hecho, las piedras extraídas de las canteras en los territorios conquistados no sólo se utilizaban con fines arquitectónicos, sino también como embellecimiento para paredes y suelos en los edificios más prestigiosos, tales como el Foro Romano y los templos, por ejemplo el Panteón. Aunque si con frecuencia las carreras fuesen inaccesibles, ubicadas en lugares remotos e inhóspitos - a veces a varios cientos de kilómetros de la costa - estos artefactos pesados ​​y preciosos se importaban en grandes cantidades y en un tiempo muy rápido, utilizando unos carros pesados tirados por animales para en transporte terrestre y las llamadas "lapidarie naves", es decir buques de carga diseñados específicamente para cargar piedras, para el transporte marítimo.

Los bloques están expuestos y dispuestos en grupos divididos de acuerdo a sus distintas calidades: está el famoso mármol africano (marmor luculleum) extraído cerca de la isla griega de Teos, así como el mármol pavonazzetto también llamado mármol frigio, extraído en Asia Menor (la actual Turquía), el mármol jaspeado fior di pesco, el mármol veteado de Karistos - más comúnmente conocido como mármol cipolin rojo - de Eubea (Grecia), el mármol policromado brecha de Esciro (marmor scyreticum) que toma el nombre de la isla donde se extrae, el famoso mármol portasanta de la isla de Chios, en el Mar Egeo, el renombrado mármol de Paros, que es el mármol estatuario por excelencia, extraído en las profundas canteras de Marathi, en la isla de Paros en el archipiélago de las Cícladas, así como el mármol giallo antico (marmor numidicum) procedente de la antigua Numidia y el preciado alabastro "cotognino" o alabastro egipcio (lapis alabastrites), además de la noble serpentina moteada procedente del desierto oriental de Egipto.

Los bloques destinados a la producción de placas para revestimiento, entre los cuales principalmente prevalecen las variedades multicromadas, generalmente tienen la forma de pasos y se cortaban con sierras de péndulo o maquinaria multilama impulsada por fuerza hidráulica, capaces de separar distintas placas del mismo bloque. Los bloques de mármol blanco, como el mármol blanco estatuario de la isla de Paros, estaban destinados a utilizarse como materiales de alta calidad escultural, así que se dejaban en bruto sin escuadrárlos, de no perder volumen necesario para las obras escultóricas. En cambio, los fustes, los capiteles y las bases de las columnas se importaban cuando ya estaban semi-acabados y se completaban llegando al sitio, para no dañar sus superficies. Había otra razón por la que estos artefactos se trabajaban antes de salir de la carrera: aligerar su peso con el fin de facilitar el transporte de los mismos.

Casi todos los artefactos conservan inscripciones y marcas de la cantera de procedencia todavía visibiles, lo que confirma claramente como el control ejercido por la administración imperial en la explotación de mármol era muy rígido y minucioso. De frecuente, las inscripciones indican no sólo los nombres de los cónsules, útiles para comprender en qué año se hicieron estos artefactos, sino también aquellos de los trabajadores encargados de la extración, además de una indicación del origen del distrito donde se extrajo el bloque y el número de producción del mismo. A menudo, estos bloques llevaban sellos de plomo con la imagen del emperador, para demostrar de manera inequívoca que estos materiales eran propiedad del emperador y debian utilizarse para proyectos arquitectónicos o para esculturas finas, fuertemente relacionados con la familia imperial.