Castillo de Júlio II y Burgo medieval de Ostia antigua

El Burgo de Ostia antigua

A lo largo de la via dei Romagnoli, frente al área arqueológica, surge el burgo renacentista de Ostia Antigua, de origen medieval.

Desde la antigüedad tardía (s. IV-V d.C.) la zona albergó la necrópolis de la comunidad cristiana de Ostia, originada donde la tradición situaba las tumbas de algunos mártires. Entre ellos destacaba Santa Áurea, noble doncella perseguida en época del emperador Claudio el Gótico (268-270 d.C.) y a la que se dedicó una primera basílica del cementerio, restaurada posteriormente en el siglo VIII.

El Burgo, último refugio de la población ostiense residua, fue transformado por el Papa Gregorio IV (827-844) en una ciudadela fortificada, llamada precisamente "Gregoriopoli".

En 1400 el Papa Martín V hizo construir una torre rodeada de foso que sirviera como vigilancia y custodia del Tíber. A continuación, para controlar las cercanas salinas y los tráficos comerciales en el último tramo navegable del río, el cardenal Guillermo de Estouteville, obispo de Ostia desde 1461 hasta 1483, restauró la muralla de Gregoriopoli y construyó en ella tres filas de casas adosadas, todavía hoy habitadas.

 

El castillo de Júlio II

En 1483 comenzó la construcción del Castillo, pretendida por el cardenal Giuliano della Rovere (futuro Papa Julio II, 1503-1513) y encargada al arquitecto florentino Baccio Pontelli. Brillante ejemplo de arquitectura militar renacentista, el complejo incluye un circuito perimetral de casamatas (cámaras de artillería) que conecta tres torreones (una de las cuales englobó la torre de Martino V), un revellín (protección exterior del acceso principal) y un amplio foso circundante. La escalinata monumental fue decorada con frescos policromados con el mito de Hércules, atribuidos a la escuela de Baldassarre Peruzzi.

El asedio del Duque de Alba (1556), la inundación que desvió el curso del Tíber (1557) y la lenta formación de pantanos mórbidos determinaron la decadencia del Castillo y el abandono del Burgo. La función aduanera de la fortaleza pasó primero a Tor Boacciana y luego a Tor San Michele.

Infine, nel Castello alloggiarono i prigionieri destinati ai lavori forzati, con i quali Pio VII (1800-1823) e Pio IX (1846-1878) intrapresero i primi scavi archeologici di Ostia Antica.

Por último, en el Castillo aposentaron a los presos destinados a trabajos forzosos, con los cuales Pío VII (1800-1823) y Pío IX (1846-1878) emprendieron las primeras excavaciones arqueológicas de Ostia Antigua.

Visitar el Castillo

Los visitantes podrán apreciar cada fase constructiva de la antigua fortaleza y disfrutar de un magnífico y singular recorrido por el entorno.

Se recomienda acceder a la estructura con calzado adecuado (evitar tacones o sandalias de playa) y ropa cómoda, respetar las indicaciones proporcionadas por el personal y las normas de uso comunicadas antes del comienzo de la visita, seguir los recorridos abiertos al público, controlar constantemente a los niños y acompañarlos de la mano.

Los animales de compañía no pueden acceder, excepto los perros guía que asisten a los visitantes con discapacidad visual.

Se hace notar que los itinerarios pueden resultar particularmente difíciles para personas con necesidades especiales.

Nuestro personal especializado proporcionará toda la información necesaria para garantizar una visita segura.

El Burgo de Ostia antigua en una fotografía de archivoEl Burgo de Ostia antigua en una fotografía de archivo

El castillo de Júlio II visto desde via dei RomagnoliEl castillo de Júlio II visto desde via dei Romagnoli

Escudo de armas del cardenal Giuliano della Rovere del Castillo de Ostia AntiguaEscudo de armas del cardenal Giuliano della Rovere del Castillo de Ostia Antigua